Visita de Ricardo Alcántara al Colegio

 

.
Por Antonio - 6º B

Un día normal se convirtió en uno muy especial porque un gran escritor, como es Ricardo Alcántara, se encontraba en la fabulosa biblioteca de nuestro colegio.

Todos sentados escuchábamos (y algunos tomaban notas) de la vida de nuestro primer escritor conocido en persona, por lo menos para mí.

Contaba como transcurría su vida hasta estudiar psicología en Sao Paulo emprendiendo un viaje desde su país natal: Uruguay. Después de hacer su carrera, decidió trasladarse a Barcelona, dejando a su familia, a la que visita en Diciembre.

Él sabía que Psicología no era lo que más le gustaba, así que se dedicó a escribir e intentó publicar. Lo consiguió y su primer libro se llamó "GUARAÇU" . Conoció a Gusti, del que se hizo muy amigo y se unió a él para hacer las ilustraciones. Su primer libro juntos se llamó: "Tomás y el lápiz mágico".

En esta serie de "¿Quién?" influyen sus estudios de psicología.

Además de esto nos contó varias cosas de su libro "¿Quién quiere a los viejos?. Por ejemplo, que algunos de los personajes son llamados como algunos de sus familiares; o también, que el libro está basado en un hecho real que vio en la calle: que una mujer era abandonada en un banco por sus familiares. "Muy chocante", pienso yo.

Al fin y al cabo, a mi Ricardo, me pareció una amable persona y un profesional en la lectura. Me hubiera gustado que le acompañara también Gusti para conocerlo.


De Pepa Civantos.

Según lo previsto en nuestro proyecto de la Biblioteca, hemos recibido la visita de Ricardo Alcántara, conocido Autor de literatura Infantil con más de 150 títulos publicados y con varios
premios en su haber.

Ha venido para tener un encuentro con los alumnos de 6º, que previamente han comprado el libro: ¿Quién quiere a los viejos? para leérselo siguiendo unas pautas de observación.
También han hecho un Libro-Forum en el aula con unos resultados realmente provechosos.

Después de conversar con los niños les firmó los ejemplares de su libro con dedicatorias amables y afectivas.

Esperemos que este modelo de persona sea un incentivo para que los niños lean y escriban, lo que va a repercutir en su formación como estudiantes y como personas.